sábado, 23 de septiembre de 2017

Lisboa y sus ángeles...

Allí eramos invencibles, podíamos invocar la belleza con nuestro sudor infinito, nuestra sangre escarlata y nuestra fuerza eterna.

Mi cuerpo os reclama inevitablemente desde donde esté.

domingo, 9 de julio de 2017

Silencio, se va a cantar fado...

El silencio cuando se canta fado, es algo instaurado y que debería aplicarse a la vida en general.

La palabra cada vez sirve de menos, las explicaciones, las justificaciones... Se gastan, pierden su significado porque ya hemos escuchado tantas que no expresan nada en absoluto.

La excesividad de palabras me abruma, solo quiero escuchar el silencio que te da la montaña y la soledad, lo demás ya me suena igual, ruido.

martes, 2 de mayo de 2017

Los grandes actores...

Los grandes actores y actrices de teatro y cine me la sudan.
Aquí tenéis un gran actor.
Yo soy un gran actor.
Yo puedo hacer creer a la gente que soy feliz, divertido, social, bueno. 
En el día a día interpreto mi papel de estúpido feliz, de persona que no le pide más a la vida.
En escena no interpreto nada, ahí soy real, cruel, odioso, débil.
Si ellos supieran la verdad ya estaría en la silla eléctrica.

martes, 18 de abril de 2017

Volver a la estupidez...

Volver a la estupidez es demasiado.

'La vida esta llena de cosas simples, solo hay que disfrutarlas'.

¿Quién cojones dijo esa puta frase?
La vida esta llena de sentimientos imposibles, de personas insufribles y de momentos banales.

No deseo morir, eso ya es todo un logro.

Pero ahora si deseo amar, pero amar lo complicado no lo simple.

La simpleza es estupidez, mediocridad, banalidad.

Si me pides mentirte no podré hacerlo, solo puedo amarte sin conocerte, sentirte a mi lado sin tenerte y estar siempre a punto de llorar rodeado de personas felices.

domingo, 9 de abril de 2017

Dormías a mi lado...

Un desconocido entró en mi cama anoche.

Me rodeo con sus brazos y ya no me soltó.

Cada vez que cambiaba de postura, su cuerpo se amoldaba al mío...
Cada vez que él roncaba, yo sonreía...
Cada vez que me apretaba la mano entre sueños, yo me desvelaba...

Casi no dormí, porque prefería observarlo.

No hubo sexo y yo no esperaba que lo hubiera, no me metió mano, no rozó su pelvis contra la mía... Simplemente me abrazaba muy fuerte, me acurrucaba, me respiraba muy cerca, me roncaba, me cogía la mano.

Yo me hubiera quedado esta mañana horas y horas solamente acariciando su pecho, sin hablar, sin preguntarle quién era... Me bastaba lo que ya sabía, su nombre, su profesión y poco más.

Creo que sentí sin quererlo algo parecido a aquello que era el amor, esa cosa que se despidió de mi hace unos años.

Hoy solamente tengo ganas de llorar.
La decepción es inmensa.
Lo conocido me aburre.

Me gustaría estar aún en la cama acariciando tu pecho, joder, eso es lo que realmente me gustaría.



jueves, 23 de febrero de 2017

El mundo se ha detenido para hablar sobre el amor...

'¿Qué es más bello, amor mío? ¿El amor perdido o el hallado? No te rías de mí, amor mío. Lo sé, soy torpe e ingenuo en lo que se refiere al amor, y hago preguntas sacadas de una canción pop. Esta duda me supera y me hace flaquear, amor mío. ¿Encontrar o perder? A mi alrededor la gente no deja de suspirar. ¿Lo han perdido o lo ha encontrado? No puedo decirlo. Un huérfano no puede saberlo. Porque le falta el primer amor, el amor por sus padres. De ahí viene su torpeza, su ingenuidad. Me dijiste, en aquella desértica playa de California: "Puedes tocarme las piernas". Pero no lo hice. Eso, amor mío, es amor perdido. Por eso nunca he dejado de preguntarme, desde ese día ¿dónde habrás estado? ¿Y dónde estarás ahora? Y tú, brillo incandescente de mi juventud malgastada, ¿lo has perdido o lo has encontrado? No lo sé. Y nunca lo sabré. Ni siquiera recuerdo tu nombre, amor mío. Y no tengo la respuesta. Pero me gusta imaginármela así. Al final, amor mío, no tenemos elección. Tenemos que encontrarlo.'

The young Pope. Paolo Sorrentino.

Me gustaría no recordar ningún nombre, ninguna fecha, ninguna situación... Y ser ingenuo de nuevo en lo que se refiere al amor. 

Estar gastado en el amor, resabiado en el amor, experimentado en el amor, esa es la mayor putada que te puede pasar, porque ya no lo vas a dejar atravesarte nunca más. 

Ya pasas la vida esquivando al amor, protegiéndote, sin lucha, sin guerra... Y sin guerra no hay amor. 
El cuerpo en guerra, aquello era amor.