jueves, 6 de septiembre de 2018

We will find some love, and we will find some light...



Looking at the stars Looking at the sun Light's still the same When it comes to warm us Sometimes there's no words But silence is still talking We look so stupid first Then we start to believe in something Hoooo come with me we gonna burn a sunset Just take your lighter, sky will be better in red We will find some love, we will find some light We will never be alone, ‘cause everything will be so bright. So let's quit fooling around I'm into you Taken by the sound Cause you're the love I found Hooo i need my loneliness But i'm lost without you I'm feeling so fearless When you give me the proof That my dream is so true When you hold me I'm alive When you hold me I'm alive And I'm sure when I say You're the best friend of my life

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Perfect day always with you...

Emily Dickinson 277...

¿Y si dijera que no voy a esperar?
¿Si rompiera las Puertas de la carne
y las cruzara huyendo - hacia ti?

¿Y si extrajera - esta Mortalidad -
y auscultara dónde duele - Basta eso -
y entrar así en las aguas Libremente?

No podrán atraparme - nunca más -
Que llamen o que imploren - Mazmorras y Pistolas
Ahora - están vacias - de sentido -

como lo que me hizo - reír - hace una hora - 
como Encajes - o Artistas Ambulantes - 
o como aquéllos - que murieron ayer. 


Sentirse eternamente adolescente sentimental...

Los atractores pulsionales se desenfrenan en torno a los trece años y luego disminuyen poco a poco, o más bien se resuelven en modelos de comportamiento que a fin de cuentas sólo son fuerzas petrificadas. La violencia del estallido inicial hace que el resultado del conflicto pueda ser incierto durante muchos años; es lo que se llama, en electrodinámica, un régimen transitorio. Pero poco a poco las oscilaciones se vuelven más lentas, hasta convertirse en ondas anchas, melancólicas y dulces; a partir de ese momento ya está todo dicho, y la vida ya no es más que una preparación a la muerte. Lo cual puede expresarse de forma más brutal y menos exacta diciendo que el hombre es un adolescente disminuido.

Ampliación del campo de batalla de Michel Houllebecq

Y yo siempre me sentí adolescente-disminuido sentimental, como si nunca pudiera madurar los sentimientos. Mientras mi cuerpo envejece por dentro soy como un niño a punto de explotar.

El liberalismo sexual y económico...

Igual que el liberalismo económico desenfrenado, y por motivos análogos, el liberalismo sexual produce fenómenos de empobrecimiento absoluto. Algunos hacen el amor todos los días; otros cinco o seis veces en su vida, o nunca. Algunos hacen el amor con docenas de mujeres; otros con ninguna. Es lo que se llama la «ley de mercado». En un sistema económico que prohíbe el despido libre, cada cual consigue, más o menos encontrar su hueco. En un sistema sexual que prohíbe el adulterio, cada cual se las arregla, más o menos, para encontrar su compañero de cama. En un sistema económico perfectamente liberal, algunos acumulan considerables fortunas; otros se hunden en el paro y la miseria. En un sistema sexual perfectamente liberal, algunos tienen una vida erótica variada y excitante; otros se ven reducidos a la masturbación y la soledad. El liberalismo económico es la ampliación del campo de batalla, su extensión a todas las edades de la vida y a todas las clases de la sociedad. A nivel económico, Raphaël Tisserand está en el campo de los vencedores; a nivel sexual, en el de los vencidos. Algunos ganan en ambos tableros; otros pierden en los dos. Las empresas se pelean por algunos jóvenes diplomados; las mujeres se pelean por algunos jóvenes; los hombres se pelean por algunas jóvenes; hay mucha confusión, mucha agitación.

Ampliación del campo de batalla de Michel Houllebecq.

miércoles, 15 de agosto de 2018

Llorar a los muertos que no lo quieren...

Lloramos a los muertos como si ellos sintieran la muerte, pero los muertos están en paz. El dolor que no tiene igual, el sentimiento ininterrumpido de la aniquilación total se produce cuando nuestra vida pierde su significado de esta forma, cuando el corazón se dice: tienes que morir y nada quedará de ti; no has plantado flor ninguna, ni construido ninguna cabaña que te permitan decir: dejo un rastro de mí en la tierra. ¡Ay!, ¡y el alma puede seguir siempre colmada de deseo, a pesar de toda esta desesperación!

Hiperión o el eremita en Grecia. Friedrich Hölderlin

El mundo quiere sangre...

El éxito indescriptible de la literatura policiaca demuestra, con toda evidencia, hasta qué punto el mundo necesita de la muerte. Y del misterio. El mundo persigue esas imágenes no porque necesite imágenes. Porque solo tiene eso. Aparte de los conflictos bélicos y de las increíbles carnicerías gratuitas que la política ofrece a los hombres para calmar la inagotable necesidad de muerte, ¿qué tienen? Imágenes. El hombre se nutre de imágenes de muerte porque tiene hambre de muerte. Y solo los artistas pueden aplacarla. Los escritores escriben sobre la muerte para los hombres a los que les hace falta la muerte, crean dramas para calmar su necesidad de drama. El mundo quiere siempre más. El mundo no quiere solamente papel e historias, quiere sangre, sangre de verdad. La humanidad intenta colmar su deseo transfigurando lo real —¿no es de hecho a esa misión de serenar al mundo ofreciéndole imágenes a la que su madre, una gran artista, consagró su obra?—, pero ese deseo es insaciable, irrefrenable. Quiere lo real, lo verdadero. Quiere sangre. ¿No hay, entre la figuración artística y la realidad, un estrecho camino para quien se compadezca lo suficiente de la humanidad como para sacrificarse un poco por ella? Oh, Camille, no me creo un libertador, no. Ni un santo. Me contento con interpretar mi propia música, modestamente, y si todos los hombres hicieran el mismo esfuerzo que yo, el mundo sería más habitable y menos malvado.

Irène. Pierre Lemaitre