viernes, 8 de junio de 2018

Una sentencia...

Eso estaría genial.
Palabras como sentencias.

Hoy ya no existe eso, porque no hay valor, solo hay materia inutil sin espíritu misterioso.

miércoles, 6 de junio de 2018

Sangre...

Acabo de salir de sacarme sangre, donde normalmente suelo marearme y descomponerme.

Esta vez no sentí nada, tan poca es la importancia de mi cuerpo material.

Se que llegará un día en que me arranquen una pierna y ni tan siquiera pestañearé.

Ya conseguí no sentir nada cuando me machacan el corazón.

domingo, 3 de junio de 2018

El conflicto de la materia...

Me gustaría dejar de ser materia para convertirme solo en espíritu.

Cuando se deja de pensar en lo material, en lo presente, ¿en qué se puede pensar?

Ya solo me interesa lo intocable, lo irreal, lo místico, y entonces dejo de creer en la vida que me toca vivir.

¿Para qué te quiero cuerpo,
 si no me dejas tocar lo invisible?

miércoles, 30 de mayo de 2018

Las balas del cuerpo...

'Pero últimamente me hieren mucho,
odio sacarme las balas del cuerpo,
es agotador'.

Fallen Angels. Wong Kar Wai

jueves, 12 de abril de 2018

Sigo aquí...

Aunque estás palabras caen en un lugar oscuro, solo puedo decir que sigo aquí. 

Ya terminé mi ciclo de Ingmar Bergman. 

Fuera está lloviendo. Es como si la primavera no se decidiese a brotar. 
Las flores del balcón van naciendo poco a poco. 
Mi amor vuelve a despertar inesperadamente. 

Yo que me prometí no volver a caer, vuelvo a saltar al vacío. 

Hoy empiezo con Wong Kar Wai. 

Quítamelo todo, prohíbeme hablar... Pero no me quites el cine, la música, los libros. 

Una revolución se está planeando y siento como si explotara por dentro. 

martes, 21 de noviembre de 2017

La piel que resiste...

Existo bajo una piel imposible de atravesar, rasgar, romper.
Llevó mucho tiempo poder tejer esta armadura resistente, llevó mucho tiempo construir un refugio oscuro donde guardar mis sentimientos bajo llave y tirarla por un hueco infinitamente lejano y oscuro.
Ahora ya no siento nada.
Nadie tiene un arma lo suficiente fuerte para romper esa barrera.
Este aislamiento está durando más de lo pensado, creo que estoy preparado para dejarme atravesar de parte a parte. 
Aún no ha aparecido quien se atreva a entrar.
Miro hacia los lados y veo a los enamorados. Siento envidia de haberme quedado sin pasión, ellos son tan bellos... Pero yo sigo aquí, solo, infranqueable y duro.
Cada año menos inocente, menos joven y más lejos, siempre lejos. Como si esta historia no fuera conmigo, como si estuviera viendo una película sobre actuada, llena de pasiones completamente desconocidas para mi.

¿Qué he hecho con mi amor?

¿Qué he hecho con ese bello monstruo que parecía imposible de domar?

sábado, 23 de septiembre de 2017

Lisboa y sus ángeles...

Allí eramos invencibles, podíamos invocar la belleza con nuestro sudor infinito, nuestra sangre escarlata y nuestra fuerza eterna.

Mi cuerpo os reclama inevitablemente desde donde esté.