sábado, 23 de septiembre de 2017

Lisboa y sus ángeles...

Allí eramos invencibles, podíamos invocar la belleza con nuestro sudor infinito, nuestra sangre escarlata y nuestra fuerza eterna.

Mi cuerpo os reclama inevitablemente desde donde esté.