viernes, 8 de junio de 2018

Una sentencia...

Eso estaría genial.
Palabras como sentencias.

Hoy ya no existe eso, porque no hay valor, solo hay materia inutil sin espíritu misterioso.